Skip to main content

¿Qué es la diabetes?

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad crónica (de larga duración) que se presenta cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina o no puede usarla. La insulina, una hormona que se produce en el páncreas, es necesaria para transportar la glucosa (azúcar) desde la sangre hasta las células del cuerpo, donde se transforma en energía. Cuando no hay insulina o no funciona adecuadamente, los niveles de glucosa en sangre aumentan. La diabetes se diagnostica por medio de análisis de sangre en los que se muestran altos niveles de glucosa en sangre.

Con el tiempo, estos altos niveles de glucosa en sangre (conocidos como hiperglicemia) pueden dañar un gran número de tejidos del cuerpo y acarrear complicaciones de salud incapacitantes y potencialmente mortales.

Diabetes tipo 12

En la diabetes tipo 1, el sistema inmune del cuerpo ataca a las células del páncreas que producen la insulina. En consecuencia, el cuerpo ya no es capaz de producir insulina. Aún se desconoce o no se comprende bien el motivo por el que ocurre esto. Aunque esta enfermedad puede afectar a personas de todas las edades, es más frecuente en niños o adultos jóvenes.

Las personas con este tipo de diabetes necesitan insulina a diario para controlar los niveles de glucosa en sangre. Sin insulina, una persona con diabetes tipo 1 puede contraer rápidamente cetoacidosis, una enfermedad potencialmente mortal, y puede no sobrevivir si no se le atiende rápida y adecuadamente. Sin embargo, con un tratamiento insulínico diario, controles regulares de glucosa en sangre, una alimentación y un estilo de vida saludables, las personas con diabetes tipo 1 pueden llevar una vida normal y sana.

Diabetes tipo 22

La diabetes tipo 2 es la más común. Suele presentarse en adultos, aunque cada vez más se presenta en niños y adolescentes. En la diabetes tipo 2, el cuerpo puede producir insulina, pero se vuelve resistente a ella, de manera que la insulina deja de funcionar adecuadamente. Con el tiempo, los niveles de insulina pueden reducirse hasta el punto de dejar de ser efectivos. Tanto la resistencia a la insulina como unos niveles de insulina bajos provocan la elevación de la glucosa en sangre en la diabetes tipo 2.

A diferencia de lo que ocurre en la diabetes tipo 1, las personas con diabetes tipo 2 pueden no necesitar un tratamiento insulínico diario para sobrevivir. El tratamiento fundamental para la diabetes tipo 2 consiste en adoptar un plan de alimentación saludable, aumentar la actividad física, controlar el peso corporal y tomar medicamentos para la diabetes en caso de ser necesario. Las personas con diabetes tipo 2 pueden hacer uso de distintas pastillas o comprimidos así como de tratamientos inyectables cuando necesiten controlar los niveles de glucosa en sangre.

Prediabetes

En ocasiones, los niveles de glucosa en sangre son más altos de lo normal pero no lo suficiente como para alcanzar el nivel para un diagnóstico de diabetes. Esto es lo que se conoce como prediabetes, y pone a la persona en mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón.2

Si le han dicho que tiene riesgo de padecer diabetes o que tiene prediabetes, debe saber que puede hacer algo para prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo 2. Hacer algunos cambios en su estilo de vida ahora le ayudará a evitar o retrasar el comienzo de la diabetes tipo 2 así como otras complicaciones de salud, como enfermedades del corazón, en el futuro. Nunca es tarde para empezar.

Si su médico le ha dicho que padece prediabetes, no olvide someterse a análisis una vez al año para comprobar si tiene diabetes.3 Asimismo, siga las recomendaciones para prevenir la diabetes tipo 2. Éstas incluyen perder peso en caso de que sea necesario, practicar ejercicio y llevar una alimentación saludable.

Diabetes gestacional2

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes o de glucosa alta en sangre que se detecta por primera vez por lo general durante el segundo o tercer trimestre del embarazo en mujeres que previamente no tenían diabetes tipo 1 o 2. Si le han dicho que tiene diabetes gestacional, no está sola. Según las estimaciones de la Federación Internacional de Diabetes (FID), en 2017 uno de cada siete nacimientos en todo el mundo estuvo afectado por diabetes gestacional.*

Si controla los niveles de glucosa en sangre y sigue detenidamente el plan de cuidados recomendado por su médico, contribuirá a que tanto usted como el bebé eviten las complicaciones relacionadas con la diabetes gestacional. La buena noticia es que la diabetes gestacional suele desaparecer una vez finalizado el embarazo. No obstante, si ha tenido diabetes gestacional, el riesgo de volver a contraerla en un nuevo embarazo es mayor, al igual que la posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2 en el futuro.

2 Atlas de la Diabetes de la FID (8ª ed.) (2017). Federación Internacional de Diabetes: Bruselas, Bélgica. Versión en Internet consultada el 5 de mayo de 2018 en http://diabetesatlas.org/IDF_Diabetes_Atlas_8e_interactive_EN/

3 Asociación Americana de Diabetes. (ADA, por su sigla en inglés) Estándares de Cuidado Médico en Diabetes–2018, Diabetes Care, 2018; 41, supl. 1. Versión en Internet consultada el 6 de mayo de 2018 en http://care.diabetesjournals.org/content/diacare/suppl/2017/12/08/41.Supplement_1.DC1/DC_41_S1_Combined.pdf

* Federación Internacional de Diabetes. (FID) Diabetes Gestacional. Versión en Internet consultada el 22 de abril de 2018 en https://www.idf.org/news/2:world‐diabetes‐day‐2017‐to‐focus‐on‐women‐and‐diabetes.html

113792-190508